Con Dimas en Isla Mágica

El jueves 12 de mayo nuestros alumnos de Valores Éticos de 1º, 2º y 3º de la E.S.O. vivieron muy de cerca las limitaciones que conlleva una discapacidad como la de Dimas. Empezaron bien pronto a ser conscientes de ello porque, tal como estaba establecido, quince minutos antes de que llegara el autobús, cuatro alumnos tuvieron que poner en marcha todo el protocolo necesario para bajar a Dimas de su furgoneta: desplegar la rampa, desanclar los asientos, echar para atrás el respaldo para que pudiera salir sin golpearse la cabeza, volverlo a poner en su posición vertical para evitar que la silla se desestabilizase en la bajada y, finalmente, deslizar esta con mucho cuidado por la rampa; y después otros cuatro alumnos hicieron la operación inversa para volverlo a subir.

Montados luego en el autobús, nos dirigimos a Sevilla seguidos por la furgoneta. Y al llegar a Isla Mágica, de nuevo se requirió la ayuda de varias manos para bajar a Dimas.

Ya en el recinto, los alumnos se lanzaron a buscar sus atracciones favoritas sin descuidar la misión que se les había encomendado, encontrar una atracción apta para Dimas. Sabíamos que iba a ser difícil porque a la falta de movilidad en las piernas se le suma la de las manos, pero había que intentarlo. De vez en cuando, los alumnos volvían al campamento base para comunicarnos lo que nos temíamos, que todavía no habían localizado ninguna atracción para una persona con gran discapacidad física. Y es que no la había: los espacios de los compartimentos eran pequeños, había barreras por todos lados, en la mayoría se precisaba de las manos para sujetarse… Solo encontramos un  espacio con chorros de agua disparados por unos cañones en el que Dimas pudo aliviar el calor.

Fijándonos detenidamente en las atracciones, comprobamos que hubiera sido sencillo adaptar alguna para personas con silla de ruedas y sin movilidad en las manos: solo con que el barco que atravesaba el lago hubiera tenido las puertas más anchas, solo con que los espacios de las atracciones que no necesitaban ayuda de las manos hubieran sido más grandes, solo con que, solo con que… Esperemos que algún día se den cuenta de que con algunos cambios, la gente con diversidad funcional también tendría cabida en Isla Mágica. Nosotros ya se lo hemos hecho saber…

Carrera solidaria 2022

Las condiciones meteorológicas no nos permitieron celebrar la carrera solidaria el Día del Centro, tal como estaba previsto, pero afortunadamente sí se pusieron de nuestra parte el viernes 8 de abril. Y así, justo antes de comenzar las vacaciones de Semana Santa, tuvo lugar un año más esta tradicional carrera.

Este curso hemos podido recuperar de nuevo el escenario que el estado de la pandemia del año pasado no nos dejó disfrutar, el parque de El Rodeo. Hasta allí nos dirigimos por turnos profesores y alumnos, (1º, 2º y 3º E.S.O. a las 11:30, y 4º y bachillerato a las 12:20) para participar como organizadores, corredores, patrocinadores o animadores en esta carrera solidaria cuyos beneficiarios este año eran EMEX (Asociación de Esclerosis Múltiple de Extremadura) y los refugiados de Ucrania, a través de la Agencia de la ONU para Refugiados (ACNUR). A ellos se han destinado los 853 euros recaudados.

Con esta actividad no solo hemos podido ayudar a otras personas, sino también compartir tiempo y espacio con otros profesores y alumnos, y fomentar el ejercicio físico en un entorno natural como un hábito de vida saludable.

Muchas gracias a todos por hacerlo posible.

Galería de imágenes

Entrevista a compañeros con discapacidad

Nieves Garrido Chamorro

En marzo nuestro centro organizó varias charlas sobre enfermedades raras que conllevaban discapacidad, destinadas a los grupos de  ESO y a 1º de Bachillerato. El objetivo de estas charlas era dar visibilidad a estas enfermedades minoritarias y concienciar a los alumnos sobre la realidad de las discapacidades que estas conllevan.

Actualmente se encuentran matriculados en el centro tres alumnos con discapacidad. Una de ellas, protagonista de una de las charlas, contó a sus compañeros con ayuda de su madre cómo es el día a día de una persona con limitaciones. Tras esta experiencia tan enriquecedora para todos, hemos querido acercarnos a estos tres alumnos con discapacidad para saber cómo se sienten en el centro, qué problemas han tenido que sortear, en fin, saber si son felices y se sienten integrados. Con ese objetivo Suamy Aguilar y Paula Rocha, alumnas de 2º ESO E y A, han elaborado catorce preguntas para indagar sobre la situación en la que se encuentran estos alumnos. Ellos han contestado a las preguntas con la alegría y la buena predisposición que muestran en todo lo que hacen.

Resumimos sus vivencias en el instituto como muy positivas y, aunque es cierto que al principio tuvieron un poco de dificultad para acostumbrarse al centro y a veces han percibido que algunos compañeros los trataban como si fueran «raros», en general se sienten muy integrados. Los tres manifiestan que todos los profesores les han acogido con cariño y les han tratado como a los demás. Y aunque piensan que quedan barreras en el centro por eliminar debido a que se trata de un edificio antiguo, reconocen que siempre se busca una manera para que puedan moverse con libertad.

Si tuviéramos que calificar con una palabra lo que percibimos después de hablar con estos tres alumnos sería «valentía». Gracias por compartir con todo el centro vuestras experiencias.

Buscando la integración

Unas charlas sobre discapacidad impartidas por usuarios y un educador social de COCEMFE Cáceres fueron el detonante para que una alumna de 1º de la E.S.O. muy empática con el sufrimiento ajeno decidiera presentar al equipo directivo de nuestro instituto una lista de fallos en las dependencias del instituto que dificultan la vida a personas con discapacidad, junto con una propuesta de mejora para favorecer su integración de estas personas. Aquí os dejamos los defectos detectados por ella y algunas sugerencias que nos ha aportado para mejorarlos:

– Las cajas y carritos de limpieza que se almacenan en los baños dificultan el acceso a las personas con diversidad funcional.  

– También la existencia de escalones les impide acceder a algunas zonas de los patios, y el mal estado del pavimento del patio trasero dificulta su movilidad.  

– La altura de las pizarras imposibilita que personas en silla de ruedas puedan escribir en ellas.

– El instituto no está adaptado para los invidentes: no hay carteles en braille ni marcas en el suelo que les permitan moverse con libertad. Esto podría solucionarse colocando carteles en braille en lugares destacados (despachos, conserjería, secretaría, etc.) y poniendo tiras rugosas al principio y al final de las escaleras.

– Las clases de apoyo deberían situarse en la planta baja para facilitar el acceso a los alumnos en silla de ruedas que asisten a ellas.

Pero Laura no se ha limitado a presentar fallos y propuestas de mejora, sino que también ha buscado el apoyo de decenas de compañeros del instituto, quienes, a través de sus firmas, han mostrado su adhesión a la causa. Y el número se va incrementando porque la recogida de firmas continúa…

Valoramos mucho la sensibilidad de nuestros alumnos hacia las personas con discapacidad y agradecemos su iniciativa para ayudar a integrarlas.

Comparte tus colores

“Comparte tus colores” ha sido el lema utilizado este año el Día mundial de las Enfermedades Raras para dar visibilidad a estas enfermedades minoritarias. Y eso ha sido precisamente lo que hemos querido hacer, compartir las experiencias, retos, logros, denuncias y sueños de miembros de nuestra comunidad educativa que sufren en primera persona diferentes patologías raras. En directo o a través de retransmisiones por Facebook, sus testimonios nos han dejado entrever su resiliencia y su lucha constante para hacer frente a estas enfermedades huérfanas del sistema sanitario.

El miércoles 1 de marzo contamos con la presencia de dos madres de alumnos:

Una de ellas, Desirée, antes de comenzar su charla, nos mostró Playa y montaña, un corto que refleja muy bien los estados anímicos por los que ella ha pasado en los últimos trece años: ilusión ante el embarazo, nacimiento del bebé y primeros indicios de que algo no iba bien, años de incertidumbre hasta encontrar un diagnóstico que no ha aportado nada más que un nombre (síndrome COL4ABP, con solo ocho casos en el mundo), resignación y lucha para seguir adelante. El camino hacia la montaña no está resultando fácil, pero ella y su familia han aprendido con el tiempo a sortear los obstáculos de la subida y a disfrutar de todos los momentos compartidos con su hija.

Esther, enferma de esclerosis múltiple, tampoco ha elegido navegar en medio de una tempestad, pero sí ha decidido cómo mover las velas. “No esperes a que pase la tormenta”, nos ha dicho, “aprende a vivir bajo la lluvia”. Y su alegría bien denota que, a pesar de las trabas físicas, de los prejuicios y de la falta de empatía de muchas personas, ella lo ha conseguido.

El jueves 2 de marzo nuestra alumna Lucía y su madre Noelia nos ayudaron a romper barreras acercándonos con una sensibilidad y una claridad impresionantes la Epidermólisis bullosa, más conocida como Piel de Mariposa, una enfermedad dolorosa que va mucho más allá de la piel y que requiere que aprendamos a mirar de otra manera.

Por su parte, Marcos Carretero, alumno de 4º E.S.O., dio visibilidad a la enfermedad rara de su hermana, el síndrome de West (una encefalopatía epiléctica) con la naturalidad de quien, a su corta edad, ha conseguido normalizarla y adaptarse a los cambios que una patología así conlleva.

El viernes Dimas, un ex alumno del Norba, pidió prestada su voz a nuestra compañera Alicia para hablarnos de los estragos de su enfermedad, la Ataxia de Friedreich, y de todas las barreras físicas, institucionales y sociales que ha tenido que sortear desde que empezó con los primeros síntomas hasta el día de hoy, en que es completamente dependiente.

Charlas esclarecedoras y necesarias para sensibilizar, fomentar la empatía y concienciar de la urgencia de invertir más dinero en investigación, en tratamientos y en mejorar la calidad de vida de estos enfermos olvidados.

Muchas gracias a los siete por compartir vuestros colores, vuestra lucha y vuestro positivismo con todos nosotros. Nos habéis dado una lección de vida.

Postales solidarias

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es imagen-2.png

Nuestros alumnos de 1º ESO B/E, 1º ESO C/D , 2º ESO A/B y 2º ESO E (no bilingüe) han demostrado su solidaridad en estas fiestas tan especiales escribiendo postales de Navidad  para los ancianos de la Residencia Asistida de Cáceres. Demostrando una gran sensibilidad y preocupación por los demás, han diseñado tarjetas con textos en español y en inglés, felicitando las fiestas a estas personas para que no se sientan tan solas. Las tarjetas han sido recibidas con mucha alegría y nos agradecen sinceramente este gesto. Nuestros alumnos hubieran deseado ser ellos mismo los encargados de entregarlas pero las medidas sanitarias nos lo impiden este año, ojalá el próximo curso pueda hacerse.

Sus postales solidarias han llegado también a los Centros de Salud de Mejostilla y de Plaza de Argel.

Agradecemos a la dirección de la residencia y a los centros de salud su buena predisposición para que esta actividad se haya podido llevar a cabo.

Campaña de recogida de alimentos y juguetes

Un año más nos sumamos a la campaña que organiza el Banco de Alimentos de Cáceres para ayudar a aquellas personas que más lo necesitan. Si quieres aliviar la dura situación por la que están pasando tantas familias, solo tienes que traer, antes del 17 de diciembre, aquellos productos asignados a tu grupo y depositarlos en los contenedores de la entrada principal del instituto.

1º E.S.O.: Galletas

2º E.S.O. Arroz

3ª y 4º E.S.O.: Pasta

1º y 2º de Bachillerato: Legumbres precocinadas

Profesores y personal no docente: Leche semidesnatada

Súmate también a la campaña de recogida de juguetes de la Cruz Roja Española “Sus derechos en juego», porque arrancar una sonrisa a un niño en tiempos de pandemia y aislamiento social es más necesario que nunca.

Muchas gracias a todos por vuestra colaboración.

Accesibilidad universal ya

Tres años y medio han pasado desde que organizamos la marcha “Por aquí no paso” para detectar y dar visibilidad a las numerosas barreras urbanísticas y arquitectónicas de nuestra ciudad y pocas cosas han cambiado desde entonces. Pero no nos resignamos: desde “Norba Solidario” queremos seguir reivindicando la accesibilidad universal. Y esta vez lo hacemos mostrándoos lo que presenciamos el 22 de marzo de 2018 en nuestros recorridos desde los diferentes centros educativos hasta la Plaza Mayor. Ese día fuimos testigos de primera mano de las trampas que encierra nuestra ciudad. Acompañar a personas con diversidad funcional, sin duda, nos abrió los ojos: esa mañana sus obstáculos fueron también los nuestros.

Esperamos que este vídeo os ayude también a vosotros a detectar esas barreras que nunca visteis y os anime a reivindicar el derecho que tenemos todos a  movernos libremente por la ciudad.

Dimas, trascendiendo la adversidad

Es indudable que esta pandemia nos ha puesto a todos a prueba y nos ha unido en un objetivo común, resistir. Y es ahora más que nunca cuando entendemos a aquellos que, con bajadas y subidas como una montaña rusa, llevan años sobreponiéndose a la adversidad y buscando cada día un motivo para seguir adelante.  

Por eso en nuestro Proyecto Librarium, que tiene como tema central este año la resiliencia, no podía faltar Dimas: él con solo trece años tuvo que lidiar con el diagnóstico de una enfermedad degenerativa rara, la Ataxia de Friedreich; a los diecisiete, con la incapacidad de caminar; a los veinticuatro, con la imposibilidad de vivir en una casa que no estaba adaptada a su creciente discapacidad; y poco a poco tuvo que enfrentarse a todos aquellos obstáculos que su enfermedad le iba poniendo delante (dificultad para hablar, comer solo, etc.) y que nuestra sociedad recrudece con las barreras arquitectónicas, institucionales, etc.

La Ataxia de Friedreich no le da tregua y su discapacidad se va acentuando, pero Dimas no se rinde: aunque la vida se lo ha puesto difícil, eso no le ha impedido estudiar una carrera, vivir cuatro años solo en una ciudad alejada de la suya o salvar, gracias a la ayuda de otras personas, las trabas que su cuerpo y la sociedad le han ido poniendo. Desde su silla de ruedas ha conseguido mover el mundo que le rodea: ha protagonizado un documental (Di+ Para seguir adelante); ha hecho realidad el sueño de conocer personalmente a su ídolo, Rafa Nadal; ha inspirado la composición de dos canciones (Sentirás de Duende Josele y Dimas para seguir adelante de Shoul & Libra Loggia); y ha conseguido despertar la solidaridad de su antiguo instituto, el I.E.S. Norba Caesarina, primero, y de toda Extremadura después. Eso es nada.

Y en un curso como este, en el que todos necesitábamos hallar modelos de resiliencia para afrontar el miedo y la tristeza que han impregnado nuestras vidas, los alumnos de 1º de la E.S.O. han encontrado un ejemplo en Dimas. Por eso, tras ver su documental, han querido intercambiar con él sus vivencias durante la pandemia.

Carrera solidaria

El 26 de marzo se celebró la carrera solidaria. Cumpliendo con el protocolo COVID, este año el circuito elegido no fue en torno al lago del parque del Rodeo, sino dentro de las propias instalaciones del instituto: siguiendo las flechas colocadas en el suelo y respetando las balizas que separaban los dos sentidos de la carrera, los corredores de 1º y 2º de la E.S.O., por turnos y precedidos en su primera vuelta por algunos profesores, dieron lo mejor de sí mismos para sumar kilómetros y conseguir fondos para las causas solidarias elegidas este año. Fue de gran ayuda, una vez más, nuestro compañero Juan Carlos Doncel, que, desplegando su simpatía a través de un megáfono, no dejó en ningún momento de animar a los corredores ni de divertir a los espectadores.

El dinero recaudado, 965 euros, ha sido destinado a partes iguales, a la Asociación para personas con discapacidad intelectual Francisco de Asís y a Juegaterapia. 

Un año más muchas gracias a todos,, alumnos y profesores, organizadores, corredores y/o patrocinadores, por volver a sumar esfuerzos para ayudar a otras personas.